martes, 23 de diciembre de 2014

Los doctores industriales de la construcción (+Galería de fotos)



  Hacen ultrasonidos y radiografías, pero no son médicos y como la mejor medicina – esa que previene-, su labor está encaminada a diagnosticar el estado técnico de recipientes, tuberías y estructuras metálicas. Son -además del sector de la salud-, los únicos  en Cuba autorizados a trabajar con los rayos gamma, cuya utilización requiere un nivel de conocimiento y responsabilidad con el entorno y uno mismo.
  Por sus siglas CENEX (otrora Centro Experimental de la Construcción), sería imposible reconocer a la Empresa de Servicios Técnicos de Defectoscopía y Soldadura, pero el nombre abreviado les queda como recuerdo de aquel gran proyecto que fue la Central Electronuclear de Cienfuegos y que tras el derrumbe de la URSS se fue a bolina.

  Han estado en todos los territorios de Cuba porque son una entidad cuya especialización los hace únicos y sus favorables indicadores de eficiencias les valieron para recibir por noveno año la condición de Colectivo Vanguardia Nacional.
  “Somos líderes en las prestaciones de servicios de ensayos no destructivos los cuales incluyen la inspección visual, por hermeticidad, metalografía mediante réplicas, mediciones de dureza, y los controles radiográficos, por ultrasonidos y por líquidos penetrantes”, explica Pablo Font Ariosa, director general.
  “Además elaboramos y comprobamos los procedimientos de soldadura, ejecutamos labores especializadas de este tipo y entrenamos y calificamos a quienes realizan este trabajo”.
  Aunque pertenecen al Ministerio de la Construcción (MICONS), prestan sus servicios a organismos de otros sectores, sobre todo de Energía y Minas.
  Desde hace más de una década realizan estudios en la empresa mixta Moa Nickel S.A., así como también en otras importantes industrias como Energas S.A., Sherrit International Oil and Gas Limited, PDV-Cupet S.A., y más recientemente en el proyecto de expansión del Puerto del Mariel, refirió.
  “Este es un trabajo que necesita mucha abnegación,  porque la mayoría de los clientes están fuera de la provincia. Los logros obtenidos en estos años se deben a que el colectivo no escatima ante un esfuerzo y han estado hasta nueve meses en otro territorio”.
  Arsenio Brugal Mustelier, técnico en soldadura y fundador de CENEX, conoce gran parte de la Cuba por sus trabajos en otras provincias. “Llevamos nuestros servicios a otros lugares y recibimos además el estímulo por nuestro sacrificio, reflejado en el incremento del salario promedio (700 pesos) y los indicadores de eficiencia de la entidad. Velamos asimismo por la calidad de las labores que realizamos”.
  Entre sus ensayos más avanzados figura la gammagrafía industrial, la cual “agiliza el trabajo, es más manuable y no necesita suministro de energía”, comenta Font Ariosa.
  Pero estos equipos deben renovarse tras un año de explotación y “existe hoy una dificultada con el cambio de la fuente”, que esperamos pueda resolverse oportunamente por el bien de la empresa y el diagnóstico oportuno de defectos externos e internos de componentes estructurales.
  Gianni Felipe García responsable de protección radiológica, informó que estos procedimientos permiten el fácil acceso y con gran calidad en la imagen, a lugares donde los rayos X no pueden.
  Explicó que la eficiencia en el control de defectos internos aumenta porque es mayor el acceso, e incluso posibilita radiar todo el perímetro del material con una sola exposición.
  Sin embargo, el trabajar con dispositivos que emiten radiaciones perjudiciales para la salud, amerita un cuidado mayor.
“La seguridad de los técnicos es una prioridad y para eso no solo realizamos un chequeo médico anual y especializado, sino que además cada uno porta dos dosímetros para medir la cantidad de radiaciones absorbidas.
  “Monitoreamos las brigadas para calcular el nivel de exposición y que estén por debajo de los límites establecidos para evitar que haga daño al ser humano”.
CENX Cienfuegos

No hay comentarios:

Publicar un comentario